APRENDER SOBRE VINOS: Color

Por F. M. d`Athis de la Revue du Vin de France

Cuando se degusta un vino, la primera operación consiste en examinar el color, al que los degustadores denominan "ropaje". Este color debe ser límpido, pronunciado y brillante. Varía en tonalidad e intensidad, según los vinos sean jóvenes o viejos, blancos, tintos o rosados.

VINOS
Vinos blancos
El color de un vino blanco puede ser blanco verdoso, amarillo claro, tila, amarillo, o amarillo dorado. Cuando envejece, un vino blanco adquiere una tonalidad más oscura que puede llegar hasta el ámbar dorado.
Vinos tintos
Los vinos jóvenes poseen una coloración generalmente violacea. Más tarde, su color puede ser rojo cereza, rojo vivo, rubí, granate o púrpura. Al envejecer, adquieren un tono más bermejo, parduzco, de hoja muerta. También pueden asumir una tonalidad parecida a la de las tejas viejas, sobre todo cuando se trata de vinos dulces.
vinos rosados
Pueden oscilar entre el rosa grisáceo y el rosa de teja o azafranado, pasando por el rosa vivo (claretes).

Temperatura de los vinos

Aroma del vino