COMO SERVIR UNA MESA

El arte de servir una mesa revela gusto por los detalles y expone tus cualidades como anfitrión. Aspectos como la selección de las recetas de cocina, el protocolo, el cubierto y el servicio de la mesa deben ser cuidados y atender las reglas que existen al respecto... Invitar implica infinidad de muestras de amistad, de afecto y de respeto...

Cocinar para los amigos

Invitar implica infinidad de muestras de amistad, de afecto y de respeto. Es oportuno recordar que la intención es lo que cuenta: si tu propósito es brillar, ciertamente brillarás. Pero si tu intención es complacer a tus invitados, ellos seguramente, se sentirán apreciados, bienvenidos y estimados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

He aquí algunos consejos:

Quizá todas las recomendaciones de etiqueta son un complemento genial para agradar a tus comensales, siempre manteniendo el foco en lo importante sobre lo vistoso.

A continuación observemos el aspecto de etiqueta.

Protocolo en la mesa

El arte de servir una mesa revela gusto por los detalles y expone tus cualidades como anfitrión. Aspectos como el protocolo, el cubierto y el servicio de la mesa deben ser cuidados y atender las reglas que existen al respecto.

A la derecha del dueño de casa se debe sentar el invitado de honor, y a su izquierda el invitado de más edad o más eminente.

Cubiertos en la mesa

A la hora de organizar la mesa, no olvides que el espacio entre los cubiertos debe ser de 60 centímetros, procura acomodar los puestos de manera tal que las patas de la mesa no molesten a nadie. Es de mucha ayuda colocar debajo del mantel un muletón ? grueso.

Ubica el plato llano en el centro del puesto del comensal, pudiendo superponerle el plato sopero si la comida lo amerita.

A la derecha del plato, empezando por el extremo más distante del borde del plato sitúa:

A la izquierda del plato:

Las copas se colocan ante el plato y ligeramente a la derecha, con la más pequeña hacia el exterior. El mínimo es una copa para el agua y otra para el vino.

El mantel, la vajilla, el estilo de la orfebrería, la combinación de colores, la iluminación, la decoración floral y la imaginación son los elementos de los que disponemos para lograr la decoración deseada.

Recuerda no recargar en demasía, el arreglo floral no debe ser muy grande ni su perfume muy intenso. Debe reflejar buen gusto y personalidad.

Publicidad